22 años de prisión para Adrián Molaro por el asesinato de Alexis Céparo

El veredicto, dado a conocer este martes pasado el mediodía completó un proceso que llevó varias semanas de audiencias orales por las que pasaron más de 40 testigos.

De esta forma, los jueces Marcela Badano, Marcela Davite y Ricardo Bonazzolla consideraron que el joven acusado es responsable del crimen que conmocionó a Cerrito, tal como el mismo imputado lo reconoció en la ampliación de su declaración indagatoria, al comienzo del juicio. Los magistrados sostuvieron que en el homicidio no hubo alevosía. Además, le impusieron una deuda de 1.375.000 pesos que deberá abonar en sólo diez días a la familia Céparo.

Adrián Molaro, único imputado por el crimen de Alexis Céparo, fue condenado por unanimidad a la pena de 22 años este martes. La Cámara del Crimen de Paraná, mantuvo la caratula de homicidio simple y manifestó que no pudo determinar si el imputado actuó con alevosía tal como lo había solicitado la Fiscalía, a cargo de Rafael Cotorruelo y la querella de la mano de Ladislao Uzín Olleros.

“No actuó bajo ninguna causa de justificación ni defendiéndose de ningún ataque, sabía lo que estaba haciendo y que resolvió matar a Céparo” remarcaron los magistrados, al tiempo que indicaron que “sabía el arma que estaba utilizando por tener amplío conocimiento de éstas”.

El tribunal expresó que estuvo “ante uno de los juicios más graves que han juzgado” y que “no encontraron atenuantes más que su juventud y su falta de antecedentes”.

En cuanto al acoso que denunció la defensa, los jueces sostuvieron que no encontraron las pruebas suficientes para ser comprobado. No obstante el tribunal dejó en claro que aún en el caso que se hubiera probado el hostigamiento “el estado de derecho no justifica que sean razones para efectuar el homicidio de alguien”. “No se puede ejecutar a una personas por venganza” sentenció Badano. Además, los magistrados también dispusieron el decomiso y destrucción de las armas encontradas.

En cuanto a lo civil, el tribunal decidió “condenar a Molaro a abonarle a la familia de la víctima la suma de 1.375.000 pesos en concepto de daños y perjuicios”.

El salón del Poder Judicial de la provincia estaba repleto de estudiantes, trabajadores de prensa y familiares de los involucrados. Mientras que los padres del imputado optaron por pasar desapercibidos, ubicándose al fondo de la sala y permaneciendo en silencio durante la lectura abreviada de la sentencia, la familia Céparo vivió dicho momento con vehemencia. Llanto, gritos y quejas ante el fallo reinaron al final de la jornada, porque estaban convencidos que la sentencia que merecía el imputado era la de cadena perpetua.

Para finalizar el tribunal informó que el 18 de octubre se dará a conocer la sentencia en su totalidad.

Fuente: Análisisdigital.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*