Argentina fue bronce en el premundial de básquet

El combinado de Julio Lamas superó 103 a 93 a República Dominicana y escaló al último escalón del podio. La figura fue Facundo Campazzo, quien anotó 31 puntos, brindó 11 asistencias y se quedó con 4 rebotes

Con el objetivo de llegar al último escalón del podio del Premundial, Argentina y República Dominicana disputaron un compromiso muy entretenido en su última presentación en Caracas. Luego de la caída ante México por seis puntos, los de Julio Lamas inentaron adueñarse del broce para revertir la imagen que dejaron en su último partido, aunque se debe destacar que el objetivo en tierras venezolanas se había cumplido anteriormente: la clasificación a España 2014.

Durante el primer cuarto, no se observaron grandes diferencias entre los equipos. Los centroamericanos lastimaban con sus punzantes penetraciones, mientras que los “albicelestes” se las ingeniaban para anotar sus puntos a través de Luis Scola, Facundo Campazzo y Marcos Delía. De modo que el primer acto concluyó 26 a 20 a favor de los sudamericanos.

En el segundo parcial, el fastidio argentino se hizo bien notorio cuando Julio Lamas pidió el segundo tiempo muerto y Scola se alejó del grupo para evadir las indicaciones del entrenador. La bronca de “Luifa” ante tantas imperfecciones fue un claro ejemplo de insatisfacción, un hecho muy bien aprovechado por Jack Martínez para revertir el tanteador y poner a los caribeños arriba por 25 a 19.

En el tercer acto volvieron a surgir las dificultades en la Argentina. La falta de concentración para recuperar los rebotes y la escasa eficacia en los intentos de triples llevaban a que el duelo se mantenga parejo. Sin embargo, la notable actuación de Facundo Campazzo fue esencial para la recuperación de los “criollos”. Las seis asistencias y los 23 tantos acumulados hasta ese momento, le dieron aire a un combinado que no paraba de sufrir las ofensivas de Juan Coronado.  De modo que el 69 a 68 parcial imponía un gran suspenso para el cierre del espectáculo.

Finalmente, en el último parcial la recuperación del seleccionado comandado por Julio Lamas se contagió de la actitud de su base y comenzó a enderezar su camino hacia el bronce. En este sentido, los tiros de tres de Selem Safar, junto con el esfuerzo de Scola en la toma de rebotes y la experiencia del “Pipa” Gutiérrez en la fabricación de faltas, la Argentina sentenció un 103-93 conmovedor. El telón se bajó y los “albiceleses” treparon al último escalón del podio. Más allá de la ausencia de los NBA el tercer puesto fue muy positivo, porque además de asegurar su estadía en el Mundial, éste equipo demostró que está comenzando su propio camino. El futuro de varios protagonistas garantiza un gran material de cara a lo que viene.

Fuente: Infobae.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*