Causa Ilarraz: Concedieron el recurso de casación.

ilarraz

Ahora define el Superior Tribunal de Justicia

La Sala Primera de la Cámara del Crimen concedió el recurso de casación presentado por el fiscal Rafael Martín Cotorruelo en la causa que investiga abusos de menores ocurridos en el Seminario de Paraná, y que tiene como principal acusado al cura Justo José Ilarraz, hoy radicado en Tucumán. El 4 de agosto, la Cámara dio vuelta un fallo de primera instancia del juez de Instrucción Alejandro Grippo, y dijo que los delitos que se le imputan a Ilarraz están prescriptos, y por lo tanto no hay posibilidades de continuar con la investigación, tal como lo había pedido la defensa del cura, representada por los abogados Jorge Muñoz y Juan Ángel Fornerón. Ahora, el caso llegará a la Sala Penal del Superior Tribunal de Justicia (STJ), que integran los vocales Claudia Mizawak, Carlos Chiara Díaz y Daniel Carubia, ya que la Cámara sólo concedió el recurso, pero no lo resuelve. En esa instancia superior, habrá una audiencia pública donde se debatirá la apelación, y de la que ya anunció que tomará parte el procurador general de la provincia, Jorge Amílcar García. La denominada causa Ilarraz involucra el testimonio de siete víctimas, que contaron en la Justicia de qué modo, siendo adolescentes, fueron abusados por Ilarraz mientras permanecían como pupilos en el Seminario, cursando la escuela secundaria.

Los hechos, antes de llegar en septiembre de 2012 a la Justicia, fueron investigados por la Iglesia, por orden del exarzobispo Estanislao Karlic. Pero nunca fue denunciado ante ningún juez, aun habiéndose comprobado la existencia de los hechos, publicó El Diario.

El planteo de la defensa respecto de la prescripción parte de una mirada lineal de la causa: a Ilarraz se le imputa el delito de promoción a la corrupción agravada, que tiene una pena máxima de 15 años de prisión, plazo que, dicen, está largamente excedido. Pero esa mirada no fue compartida por el juez Grippo, que en mayo último había rechazado esa vía.

El magistrado se apoyó en jurisprudencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH, la misma que ya ha condenado a la Argentina, y la ha obligado a revisar casos que se habían declarado prescriptos), y dijo que los hechos imputables a Ilarraz vulneran derechos reconocidos por convenciones internacionales, con rango constitucional.

Así, sostuvo que “las víctimas no solamente sufrieron ataques contra su integridad sexual siendo niños, sino que éstos no tuvieron la posibilidad de acudir ante las autoridades judiciales a efectos de que se investiguen los hechos por ellos padecidos”, y en esa tesitura sostuvo que se estarían ante una grave violación a los derechos humanos de los denunciantes, ya que se habrían vulnerado sus derechos amparados en las Convenciones Internacionales.

Pero dos de los tres camaristas de la Sala Penal, Hugo Daniel Perotti y Miguel Ángel Giorgio –el tercero, José María Chemez no votó, por estar de licencia por enfermedad– no coincidieron con el planteo del juez, y a principios de agosto declararon prescripta la causa.

“Las acciones abusivas que se le endilgan al imputado Ilarraz, violan los derechos convencionales de las supuestas víctimas. Pues bien –votó Perotti, presidente de la Sala–, considero equivocada la conclusión a la que el señor juez de Instrucción ha arribado, aun reconociendo el intenso trabajo previo y el esmero puesto de manifiesto en su extensa y motivada resolución. Claramente se puede decir que aquí no estamos frente a la comisión de un delito de lesa humanidad”, finalizó.

La Cámara no creyó tampoco que haya existido un esquema de complicad en niveles eclesiásticos, aunque la resolución es un severo llamado de atención a las autoridades del clero de Paraná. “En todo caso, sí llama la atención que estos aberrantes hechos perpetrados –supuestamente– por el sacerdote Ilarraz hayan tenido un manto de silencio de quienes tomaron conocimiento oportuno de los abusos cometidos. La investigación de este encubrimiento, empero, fue expresamente soslayada por el Ministerio Público Fiscal al tratarse, en esta misma Sala, la presunta participación de monseñor Karlic”, abundó la Cámara.

Fuente: Análisisdigital.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*