Combustibles: liberan los precios pero los aumentos llegarían en noviembre

El Ministerio de Energía liberó los precios al mercado y decidió adelantar así la modificación respecto del esquema vigente de suba trimestrales acordadas entre petroleras y Gobierno. Todo aumento quedará para después de las elecciones.

Desde el próximo domingo, las petroleras y no el Estado será el encargado de determinar los incrementos en el precio de los combustibles. El Ministerio de Energía liberó los precios al mercado y decidió adelantar así la modificación respecto del esquema vigente de suba trimestrales acordadas entre petroleras y Gobierno. En el sector descartan que una equiparación de los precios locales con los internacionales traerá como consecuencia una suba de los precios, pero que recién se podría hacer efectiva a partir de noviembre y que podría superar el 7 por ciento.

     Se espera que los precios de naftas y gasoil aumenten cerca de un 7% en noviembre.

De esta manera, la alineación a los precios internacionales tras la decisión de la cartera energética de concluir el acuerdo con las petroleras, deja en ‘stand by’ el acuerdo de actualización del precio de los combustibles se realizaba cada tres meses en función de lo pautado con las compañías, de acuerdo con una fórmula integrada por el precio internacional del petróleo, el de los biocombustibles y el dólar, para pasar a una apertura total del mercado que deja a las empresas, y no al Ministerio de Energía, como responsables últimos de los aumentos.

En realidad, la clausula que usa el Gobierno para suspender el acuerdo con los precios con las empresas tras tomar en cuenta el nivel del tipo de cambio, fue adelantada a través de una nota con fecha en el 22 de septiembre a las petroleras. En el mercado también creen que esto descomprime la presión sobre el ministro de Energía, Juan Jose Aranguren, quien era visto por los consumidores como el ‘culpable’ de las subas trimestrales de naftas. En este sentido, Aranguren justificó la liberación de los precios en el mercado ya que “el barril cuesta en el exterior unos 59 dólares, mientras que en la Argentina oscila entre 55 y 57 dólares. A partir de la caída de precios internacionales, quedamos por encima de esos números pero con gradualismo en los últimos tres años se fueron acomodando a los valores”, explicó Aranguren, al hablar ayer en la Exposición Argentina Oil & Gas, organizada por el Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG).

En julio, los precios de los combustibles aumentaron entre 6% y 7,2% en las estaciones de servicio de la Capital Federal y el Conurbano, lo que llevó el litro de la nafta de mayor calidad hasta los 23 pesos. Anteriormente, los precios de los combustibles habían subido un 8% a principios de año pero en abril tuvieron un descenso de 0,1% en naftas y 2,6% en gasoil.

La pelea por el mercado

“La internacionalización de los precios de los combustibles los ata al precio internacional del petróleo. El crudo refinable de origen nacional quedará con valores superiores, con lo cual a las refinadoras les convendrá importar el crudo, tal y como viene pasando prácticamente desde la asunción de Macri. Pero ahora empeorará. El subsidio acá claramente perjudica a las productoras/refinadoras. Pero Axion se salva porque BP produce crudo internacionalmente. La única que no va a traer porque no lo produce es YPF” destacó a BAE Negocios Federico Bernal, director del Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC).

Para Bernal, la liberación de los precios en parte favorecerá a BP (anteriormente llamada British Petroleum), porque Shell es la única grande que no está integrada localmente, y sí lo está internacionalmente. Produce su propio crudo. Igual para Axion, ahora que BP pasó a tener el 50% de su capital accionario. Creo que suspenden el acuerdo y adelantan la fecha por la jugada de BP e Axion”. concluyó Bernal.

Fuente: Diario BAE.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*