Consumo: cada vez más etiquetas de alimentos engañan al consumidor argentino

Además se suma la falta de controles estatales que puede provocar trastornos en la salud por la mala calidad o la contaminación de los mismos.

Graciela Moreno

Hay que mirar con una lupa cada vez más grande la etiqueta de los alimentos. Es que varios productos confunden al consumidor y se ofrecen en las góndolas engañosamente.

Un estudio realizado desde la carrera de Ingeniería en Alimentos de la Fundación UADE analizó 1.000 productos alimenticios envasados y detectó que un 5% presenta información errónea o mal declarada en su etiqueta. Por caso, en el rubro galletitas, verificaron que el 17% de los productos analizados pertenecientes a primeras marcas no cumplen con lo indicado en la etiqueta, mientras que en las segundas marcas este porcentaje se eleva al 50 por ciento.

        El 50% de las galletitas de segundas marcas engaña en los datos de los packagings.

El ingeniero en alimentos Martín Leonardo Piña, director del departamento de Biotecnología y Tecnología Alimentaria de la UADE explica que “al borde de la ley, la conclusión es que ciertos de alimentos especulan con la ausencia de control y otros directamente no cumplen con la norma de rotulado obligatorio, establecidos por el Código Alimentario Argentino (CAA). No decimos las marcas, porque no somos un organismo de control, para eso está el Instituto Nacional de Alimentos o los sectores de Bromatología provinciales”.

Lo más grave es lo que muchos alimentos pueden provocar en la población cuando es diabética o hipertensa. Piña cuenta que “un compañero diabético comía galletitas dulces de limón light cuya carga nutricional indicaba que seis galletitas equivalían a 30 gramos. Notó que se le disparaba la glucosa y necesitaba inyectarse insulina. Pesó las galletitas y detectó que las seis unidades pesaban 60 gramos y no 30 como lo indicaba el envase. Duplicaban el azúcar y harina permitida para la dosis de un diabético y engañaban en su etiqueta a un grupo vulnerable”.

Otra marca de galletas declara tener “0% de sodio”, sin embargo, al realizar pruebas de laboratorio, la UADE detectó que el nivel de sodio es mayor a 40 mg cada 100 gramos. “Con esos niveles de sodio, debería haberlos declarado en su etiqueta. Un riesgo muy alto para los hipertensos que compran esos productos para cuidar su salud”.

También resalta el caso de la falsa mayonesa, que pertenece a una de las marcas más conocidas del mercado y que se mimetiza entre el resto, pero no vende realmente el producto que promociona.

“Se comercializa confusamente entre las mayonesas pero es una mezcla de ingredientes similares con una cantidad de huevo menor al 5%, requerida para poder llamarse mayonesa”, dice el ingeniero en alimentos.

No tan diet

Una margarina light dice en su envase que tiene un 29% menos de grasa que otras similares pero es falso. Incluso, más del 90% de las margarinas existentes en el mercado presentan los mismos valores de grasas que ese producto ofrecido como light, sin ser dietético.

A eso se suman otros muchos ejemplos, como aceites que parecen de oliva y con letra muy chiquita aclaran “con oliva” o panes y quesos rallados que contienen una serie de componentes que son nocivos para la salud.

Fuente: BAE Diario.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion