Desde hoy en Paraná se podrán entregar armas por dinero

Desde hoy y hasta el viernes 25 de septiembre, el Registro Nacional de Armas instalará un puesto móvil de recepción de armas en Paraná. El mismo funcionará la Estación de Ferrocarril.

El Registro Nacional de Armas, dependiente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de La Nación, pondrá en funcionamiento un puesto de recepción de armas del Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego en nuestra ciudad para disminuir el uso y proliferación de armas en manos de sociedad civil y fomentar una cultura de no violencia y resolución pacífica de los conflictos.
El mismo funcionará en la Estación del Ferrocarril Urquiza, Racedo 250, donde los ciudadanos podrán entregar sus armas de manera anónima y voluntaria, de lunes a viernes en el horario de 8 a 14. A cambio, el organismo otorga una retribución económica que va desde los 500 a los 2.000 pesos.
En un encuentro con la prensa en el que se lanzo la iniciativa, Martín Angerosa, funcionario del Plan de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego del Renar, subrayó que “de manera anónima se puede concurrir al puesto”. En cuanto al procedimiento, señaló que el arma se inutiliza frente a quien la entrega. “Se labra un acta y se entrega un cheque al portador, a cobrar en el Banco Nación, por el monto del arma o municiones que haya entregado”, dijo.
Esta iniciativa del gobierno nacional obtuvo en 2013 un premio que otorga la Organización de las Naciones Unidas al mejor plan de desarme. “El arma en el hogar es siempre de riesgo, uno puede creer que está o no dispuesto a disparar, pero hay que estar en el momento. Es más fácil perder la vida teniendo un arma en la casa que defender la propiedad, los bienes”, indicó Angerosa.

ANTECEDENTES

El Plan de Desarme se puso en funcionamiento en el año 2007 por iniciativa del ex presidente Néstor Kirchner, apoyado por organizaciones de la sociedad civil que impulsan políticas de reducción del circulante de armas. En el momento, se toma el número de serie, tipo y calibre para cotejarlos con el registro interno. Las armas que estén relacionadas con procesos judiciales pendientes son separadas y quedan sujetas a los procesos administrativos correspondientes. Luego, son inmediatamente inutilizadas con una prensa hidráulica. El proceso finaliza más adelante cuando el RENAR destruye y funde el material de las armas en una planta siderúrgica. Desde su implementación, ya se sacaron de circulación más de 172 mil armas y más de un millón de municiones.
La política de destrucción, por la cual ya se destruyeron más de 292.000 armas, tiene como objetivo la eliminación total del arma de fuego y la imposibilidad de que la misma vuelva al circuito y pueda ser utilizada ante situaciones conflictivas y violentas. El método argentino, que consiste en la inutilización, destrucción y fundición de las armas, es pionero en la región y recibió elogios del Mercosur.
El Programa Nacional de Entrega Voluntaria de Armas de Fuego recibió en Nueva York el premio “Política del Futuro 2013”, otorgado por la Oficina de Asuntos de Desarme del organismo (ONU), el Consejo Mundial del Futuro y la Unión Interparlamentaria.

Fuente: El Diario de Paraná.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*