El consumo en shoppings y súper bajó 3% en 2017

La alta inflación de diciembre perjudicó ventas, además afectó la mayor importación y el turismo.

El consumo masivo en shoppings y supermercados cerró el 2017 con una baja del 3%, como consecuencia de los cambios de hábito entre las familias que van al segmento mayorista u online y una mayor apertura de la economía que favorece el turismo emisivo y la importación de bienes finales.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en diciembre pasado las ventas en shoppings crecieron 20,2% interanual a precios corrientes y 4,4% a precios constantes, con un acumulado de 16,2%. En tanto, el consumo en supermercados -que equivale a seis veces las primeras- subió 20% y no registró variaciones en términos reales. En doce meses, el sector avanzó 20,5%, abajo de la inflación de casi 25%.

Según los cálculos de la consultora LCG, el consumo en este segmento habría cerrado el año pasado con un descenso del 3%, incluso contra la baja base de comparación de 2016, cuando se retrajeron un 7% en los súper y un 11% en los centros comerciales.

Deme dos

Un reporte de la firma advierte por las diferencias entre las distintas mediciones de esta variable. “Dejando de lado el hecho de que estos canales de estipendio vienen siendo progresivamente sustituidos por canales mayoristas, el boom del consumo durable (apalancado en la expansión del crédito), los viajes al exterior, la compra de dólares para atesoramiento, son otros factores que inciden en el retraso del consumo corriente en los estratos medios” evalúa el trabajo de LCG.

Lo mismo destacó el consultor Federico Muñoz. “La progresiva apertura de la economía derivó en un aumento sensible de las importaciones de bienes de consumo, que llegaron a u$s8.800 millones el año pasado”, dijo mientras que por viajes y turismo se fueron u$s12.000 millones, u$s5.000 millones más que en 2014.

Por el contrario, la consultora ACM planteó que “el salario pudo haber quedado rezagado”, más si se tiene en cuenta que la inflación de diciembre marcó 3,1%, el más alto del año.

En ese sentido, LCG puntualiza que en el segundo semestre el patentamiento de autos creció 20%, el de motos 49%, los créditos prendarios 37% y los personales 28%. “Por su parte, los egresos por turismo al exterior subieron 19% interanual y la compra de dólares para atesoramiento resultó un 61% interanual más elevada”, añade el informe.

“Si bien todos los rubros cerraron en baja, en el segundo semestre se observó cierta recuperación en la venta de alimentos, lo que indicaría que son los estratos de menores ingresos los que estarían empujando el consumo masivo”, plantea LCG.

Muñoz consideró que el consumo de las familias creció 3,2% en 2017 por la recomposición de los salarios reales.

“Ha habido un cambio en la estructura de gasto en los hogares que hizo que los indicadores del Indec perdieran representatividad”, apunta. Es que ahora hay “un mayor share de canales de ventas alternativos como los supermercados mayoristas o la irrupción del e-commerce, cuyas ventas ya prácticamente duplican la facturación anual de los shoppings del AMBA, cuando hasta el 2013 estas últimas eran superiores”, concluye Muñoz.

“El Gobierno no pone tanto el foco en el consumo sino en la inversión y las exportaciones”, comentó Ramiro Castiñeira, de Econométrica.

Fuente: Bae Negocios.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*