El nivel de empleo fabril es el más bajo desde 2010

El Ministerio de Trabajo registró en febrero 16.800 puestos industriales menos que en el mismo mes del año pasado y una reducción de 2400 empleos con respecto a enero. Desde que Mauricio Macri asumió como presidente se destruyó el 5,5 por ciento del total de puestos de laborales en el sector.

El empleo registrado en la industria alcanzó en febrero su nivel más bajo en siete años. El proceso destrucción de puestos de trabajo por goteo en las actividades manufactureras retrotrajo los niveles de ocupación sectorial a los observados a mediados de 2010. Las cifras publicadas por el Ministerio de Trabajo evidencian que en el segundo mes del año existieron 16.800 puestos industriales menos que en el mismo período del año pasado y una reducción de 2400 empleos frente a enero. La destrucción acumulada en las actividades fabriles asciende a 68.940 posiciones desde el recambio presidencial que representan el 5,5 por ciento del total en el sector.

Los registros administrativos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) evidencian, sin embargo, que la lenta pero sostenida caída del empleo industrial es compensada por la incorporación de asalariados en actividades vinculadas a los servicios donde existe mayor inestabilidad y salarios más bajos. Desde la llegada del gobierno de Cambiemos el número de asalariados registrados del sector privado anotó un aumento de 37.700 trabajadores. Comercio, reparaciones, servicios sociales y de salud, hotelería y restaurantes son las actividades que más empleo crearon a lo largo de los últimos veintiséis meses cubiertos por las estadísticas oficiales. Los datos publicados muestran un incremento mensual marginal de 1000 asalariados registrados del sector privado  que en la comparación frente al mismo mes de 2017 mostró una mejora de 77.900 trabajadores.

En la balanza del empleo privado los datos muestran que la construcción logró recuperar el terreno perdido con la paralización de la obra pública y la recesión pero los niveles de ocupación sectoriales están en línea con los observados a finales de 2015. La construcción llegó a registrar la destrucción de 50.000 empleos en julio de 2016, el equivalente al 10,9 por ciento del total de los puestos registrados del sector. La reactivación le permitió recuperar los niveles de empleo y en febrero pasado se registraron 3500 posiciones más que al momento del recambio presidencial. Las cifras en el segundo mes de 2018 marcaron una mejora de 1400 puestos contra enero y un incremento de 38.200 posiciones frente al mismo período del año pasado.

Fuente: Página 12.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*