El rojo fiscal no se detiene a pesar de la devaluación

En agosto la diferencia entre lo que importa y exporta el país tuvo un saldo negativo de 1127 millones de dólares y un acumulado en el año de casi 7000 millones.

Pese a la fuerte suba que registró el dólar, el déficit comercial de agosto trepó a 1127 millones de dólares y el rojo acumulado en ocho meses es de 6993 millones, un 57,6 por ciento más que en el mismo período de 2017, según informó ayer el Indec. Las exportaciones cayeron 1,4 por ciento por el impacto provocado por la sequía, mientras que las importaciones retrocedieron apenas 0,3 por ciento. En este último caso, las cantidades se contrajeron 5,4 por ciento, pero la caída no fue mayor porque los precios treparon 5,5 por ciento. Más allá de estos datos, los especialistas prevén una disminución de las compras en el exterior durante los próximos meses, fundamentalmente por la recesión que atraviesa la economía.

Las exportaciones aportaron 5167 millones de dólares impulsadas fundamentalmente por la suba de 6,1 por ciento en los precios, ya que las cantidades retrocedieron 7,2 por ciento. El mayor impacto se registró en los productos primarios que se derrumbaron 20,5 por ciento de manera interanual aportando 1090 millones. Los precios de estos bienes aumentaron 12,7 por ciento, pero las cantidades cayeron nada menos que un 29,4 por ciento por la sequía. La caída interanual se debió, fundamentalmente, a las menores ventas de porotos de soja que disminuyeron 322 millones de dólares.

Las Manufacturas de Origen Agropecuario treparon apenas 8 millones de dólares en la comparación interanual, un 0,4 por ciento. Las ventas de carne aportaron 86 millones adicionales, pero las partidas “harina y pellets de aceite de soja” cayeron 84 millones y el aceite de soja en bruto otros 58 millones respecto a agosto de 2017.

El Indec le atribuyó al complejo sojero el flojo desempeño exportador al afirmar que la suma de las exportaciones netas de los cuatro principales productos de exportación derivados del cultivo de la soja registró en agosto pasado respecto de igual mes del año anterior, una caída de 687 millones de dólares, lo que representó una pérdida de ingresos equivalente al 60,9 por ciento del déficit comercial de agosto.

El aumento interanual de las exportaciones de Manufacturas de Origen Industrial (11,4 por ciento) se debió principalmente a mayores ventas de automóviles, tractores y demás vehículos, principalmente a Brasil. Además, las exportaciones de carnes crecieron 58 por ciento en agosto. A su vez, el rubro “combustibles y energía” trepó 7,8 por ciento.

En lo respecta a las importaciones, las de bienes de capital cayeron 24,9 por ciento, por una combinación de baja de precios (-10,9 por ciento) y cantidades (-15,7); las de piezas y accesorios para bienes de capital retrocedieron 9,4 por ciento, por una baja de cantidades del 11,4 por ciento ya que los precios subieron 2,2 por ciento; las de bienes de consumo retrocedieron 4 por ciento por precios (-6,2) y cantidades (-2,.3) y las de vehículos automotores de pasajeros disminuyeron 15,3 por ciento por precios (-0,5) y cantidades           (-14,7 por ciento). A su vez, las que crecieron fueron las de bienes intermedios (16,7 por ciento) por precios (10,4) y cantidades (5,7) y las de combustibles, que treparon un 57,1 por ciento por precio (33,4) y cantidades (15,7 por ciento).

Fuente: Página 12.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion