La Organización Mundial de la Salud declaró cancerígenos a los embutidos y puso en la mira a la carne roja

Se basa en “literatura científica acumulada” y dice que la carne sin procesar es “probablemente carcinógena” para el colon, páncreas y próstata.

El consumo de embutidos y fiambres es cancerígeno y el de carnes rojas “probablemente” también, indicó este lunes la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En su informe, esa agencia de la precisa que basa sus conclusiones en “literatura científica acumulada” y examinada por “un grupo de trabajo de 22 expertos de 10 países”.

     Los embutidos producen cáncer, afirma la Organización Mundial de la Salud”.

“La carne transformada fue clasificada como cancerígena para el ser humano, en base a indicaciones suficientes según las cuales su consumo provoca cáncer colorrectal”, indicó la IARC.

Precisa que ello incluye “la carne transformada por salado, maduración, fermentación u otros procedimientos destinados a realzar su sabor y mejorar su conservación”.

La mayoría de las carnes transformadas contienen cerdo o vacuno, pero pueden provenir de otras carnes rojas, o de aves, vísceras o subproductos cárnicos como la sangre, aclara la IARC.
Además de los embutidos, las carnes rojas fueron denunciadas como “probablemente carcinógenas”.

     El consumo de carne procesada “causa cáncer colorrectal”, denuncia el informe”.

Como ejemplo de carnes transformada cita hot-dogs o salchichas de Fráncfort, jamón, chorizos, corned-beef, carne de vacuno seca, así como carnes en conserva y las preparaciones y salsas a base de carnes.

En otro párrafo, advierte que “cada porción de 50 gramos de carne procesada consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%”.

Fuente: Infobae.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion