Los docentes harán un paro de 48 horas si el gobierno no concede una audiencia

La resolución no es irrevocable ya que si el gobierno convoca al gremio en las próximas semanas, el paro se levanta.

Como conclusión del congreso gremial extraordinario de Agmer llevado a cabo en Gualeguay, los participantes votaron a favor de una huelga de 48 horas al retorno de las vacaciones de invierno. La resolución no es irrevocable ya que si el gobierno convoca al gremio en las próximas semanas, el paro se levanta. De esa forma y por mayoría, se impusieron las seccionales de algunas ciudades frente a otras que proponían un paro la semana que viene, independientemente de ser convocados o no por el Ejecutivo.

Agmer reclama que se cumpla lo dispuesto en el acta suscripta en abril pasado que establecía una convocatoria a realizar reuniones con el fin de analizar los ingresos de la provincia, la inflación y el comportamiento del poder adquisitivo del salario docente.

“Si el gobierno no nos convoca al diálogo, vamos a llevar adelante medidas de acción directa los dos primeros días luego del receso”, aclaró el congresal por la minoría de Agmer Concordia, Alejandro Marcone. “Lo que es importante que quede claro es que si el gobierno nos convoca al diálogo, esos paros no se van a efectivizar”, explicó luego. Por ende, el gobierno tiene tres semanas, la próxima de clases y las dos siguientes de receso, para conceder la audiencia reclamada desde el mes pasado.

La postura que se impuso por amplia mayoría relegó a otras que pedían concretar un paro de 24 horas la próxima semana y otros más al regreso de las vacaciones debido al sólo hecho de no haber sido convocados en junio pasado, al margen de ser o no llamados en los próximos días.

Además los congresales votaron a favor de que el porcentaje de aumento pautado para agosto se adelante a julio. Asimismo, también esperan una propuesta de devolución de los descuentos efectuados en años anteriores por medidas de fuerza.

También se votó a favor de la restitución del 2 % de aporte patronal al Iosper que fue una decisión adoptada durante la gobernación de Mario Moine (1991-1995) que hasta la actualidad permanece vigente. “La provincia de Entre Ríos es la que menos aporte hace a la obras social provincial en todo el país”, indicó Marcone. De la misma forma, se reclamó la emisión de las credenciales de docentes secundarios. “Hace siete años que los docentes no reciben las credenciales”, indicó. La credencial es el documento que le permite a un docente participar de los concursos.

Fuente: Diariojunio.