Mirá el golazo del empate de Patronato ante Unión de Santa Fe

El Rojinegro igualó 1 a 1. Conectate Paraná te muestra el penal atajado por Bértoli, y los goles del empate.

Los goles y el penal atajado por Bertoli con imágenes y audio de “La Fiesta del Fútbol” la transmisión radial líder de la provincia de Entre Ríos.

Agradecimientos a Dante y Darío Leonángeli, y el equipo deportivo.

Fue a hacer un trabajo y lo cumplió. Se puso el traje de obrero con la intención de no irse con las manos vacías ante un rival que llegaba en un buen momento, mostrando interesantes cualidades ofensivas. Aceptó el rol secundario el elenco de Diego Osella y si bien en un momento se quedaba con las manos vacías, enderezó el rumbo con cambios buscando mejorar las ofensivas. Y lo consiguió con la garra charrúa. La misma que puso en ventaja a Unión con un gol de Nicolás Correa, ganándole a todos en una pelota parada. Pero fue Roberto Brum, uruguayo él, el que llegó al empate con un golazo de tiro libro. Y quedarán las preguntas rondando. ¿Qué pasaba si arriesgaba un poco más ante un equipo de marcada presencia en ataque? De todos modos el rojinegro se trajo un punto que puede cotizar y mucho más adelante. En una cancha difícil, ante un equipo en zona de ascenso y con variantes individuales interesantes. Ante ello, Patrón, que sigue con la falencia en el juego colectivo, sigue sumando puntos, lleva cuatro encuentros sin perder y si el próximo fin de semana le gana a Almirante Brown empezará a ver la tabla con otras ambiciones. Gana en confianza y suma puntos. Por hoy alcanza. El encuentro correspondió a la decimocuarta fecha de la B Nacional. Los entrerrianos siguen cerca de la zona de ascenso y el domingo desde las 19, con el arbitraje de Mariano González. En Unión quedó el sabor de la derrota, por considerar que el equipo tuvo más la pelota, atacó y buscó el gol. Claro que pagaron caro las desatenciones y los errores defensivos.

SUPERO LA TORMENTA

En las primeras dos pelotas peligrosas quedó en claro que Patronato tenía que estar concentrado 101 por ciento ante Unión. Un balón parado mal despejado despertó suspiros en los hinchas de Unión. Mal despeje de Andrade y Palacios, cerca, cerca. En los diez primeros minutos quedó en claro que el rol protagonista del partido sería del Tate, con movimientos distintos del delantero ex Boca y Bertochi. Puro glamour ante un equipo que llegaba hasta el sector medio con cierto criterio, pero al no tener fuerza ofensiva terminaba con pelotazos a la defensa rival.

Iba 11 minutos y Lucas Márquez comenzó a padecer la velocidad de Palacios. Le mostró la pelota por derecha y salió corriendo por izquierda. El defensor lo tomó y le cometió falta con amarilla. Demasiado pronto por ser el amanecer del partido. Un duelo particular que se reeditó minutos después pero esta vez salió airoso Márquez. Llegados a los 20 minutos los entrerrianos parecieron neutralizar el juego. Los volantes laterales de Unión no se hacían de la pelota y si bien Palacios desnivelaba en el arranque de la jugaa los entrerrianos lo tomaban entre un defensor y un volante. Y como el resto no aparecía en acción Patrón no sufría tanto la presión ofensiva y el partido se hizo rudimentario, con algunos duelos como Andrade y Salinas, sumado el público contra el ex Colón, Ricardo Gómez. Y Unión se sintió incómodo, tanto que el rojinegro se animó a ver más allá del horizonte y sumó a los 23 su primera acción de gol. Entonces empezó a tener color la actuación santa. Fueron opiniones divididas adentro de la cancha, y no hubo acuerdo. Cómodo los paranaenses, marcaron su estadía de mitad de cancha hacia atrás recayendo en el por momentos excesivo pelotazo. Y Unión que trataba de no perder la calma. Movía la pelota, abría la cancha, pero no prosperaba. Tensa calma defensiva en los entrerrianos y tenso ataque rival. Lo preocupante, los de Osella tenía dos amarillas y las dos por faltas a Palacios. Igual el primer tiempo se fue sin grandes anuncios en las redes. Fue 0 a 0. Patrón fue a hacer su partido táctico y hasta el final del primer tiempo, el resultado lo beneficiaba. Igual, quedaba mucho por descubrir.

SE LA JUEGA

Unión dispuso del esquema 4-3-3 en el primer tiempo pero no tuvo poder ofensivo más allá de Palacios. Es por ello que en el mismo arranque del período final Bruna y Salinas dejan la cancha e ingresan el paranaense Moreno y Magnín. La intención sin dudas darle dinámica la ofensiva. Patronato siguió firme en la contención y hasta se dio el gustó de probar a distancia y herir entre los centrales aunque la definición fue fallida.

Y LLEGO EL PENAL

La paciencia y la búsqueda terminaron abriendo la puerta. Diez minutos del partido, diagonal hacia adentro de Palacios y Andrade cometió un grosero penal. Pero Bértoli salvó la situación. Aleman remate suave al palo izquierdo y ahí fue el arquero. Bértoli, como otras tardes (River por ejemplo) salvó la situación. Aquella vez en Colón, esta vez en Unión.

Pero no hubo mucho tiempo para festejar. Acto seguido una jugada de pelota parada terminó en un flojo rechazo defensivo y Coto Correa se hundió en el arco santo con pelota y gol. El Tate siguió atacando y los entrerrianos no reaccionaron. Por eso Osella manda a la cancha un enganche (García) y López en ataque por Acosta. Pero dominaban los santafesinos. Andrade se caía en su impotencia, García pero no encontraba y el resto corría. Todo de Unión en 20. Quedaban 25 minutos por jugar. ¿Había tiempo para mejorar?

BRUM Y ESA GARRA

Flojo Patronato en el juego colectivo y entusiasmado Unión con la victoria. Así estaba el partido. Pero el entusiasmo y la creencia de la superioridad generó excesiva confianza. Falla en una salida, García busca a Brum quien se metió entre los volantes, creció en cancha y ganó un tiro libre (falta de Bertochi cerca del área) que terminó en su propio gol. Ahí el Tate se desprotegió y Patrón no supo aprovechar el contragolpe que acaso le habría dado una victoria con sabor a hazaña. Cada uno atendió su juego. Unión buscó ganarlo sumando gente, Patrón se defendió pero cuando tuvo su chance de contragolpe lo desaprovechó. Igual se fue con una mueca de alegría. Punto que suma. Y seguramente cotizará más adelante.

Fuente: El Diario de Paraná.