Evaluación Pisa: estudiantes argentinos mejoraron en Ciencias pero cayeron en Lengua

El ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, aseguró que, más allá de los resultados, al gobierno le interesa que los estudiantes “aprendan cada vez más y mejor”.

Argentina obtuvo mejores resultados en Ciencias, mantuvo los puntajes de Matemáticas y tuvo un leve descenso en Lengua en las Pruebas Pisa 2012 respecto de la edición 2009, según datos extraídos del informe elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), que en esta oportunidad evaluó a 65 países y cuyos resultados fueron difundidos por el Ministerio de Educación.

Se trata del informe del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (Pisa) de Ocde que cada tres años mide los rendimientos del aprendizaje en alumnos de 15 años de los países miembro. La elección de estudiantes de 15 años como población objetivo obedece a que son alumnos próximos a completar los diez años de escolaridad obligatoria que rigen en muchos de esos países.

Argentina, con casi 200 mil estudiantes secundarios más incorporados al sistema desde la última edición de Pisa en 2009 – entre ellos 45 mil de 15 años-, logró mantener los 388 puntos en Matemáticas y sumar 5 puntos en Ciencias (de 401 a 406 puntos); mientras que los puntos que perdió en Lengua (de 398 a 390) fue un resultado considerado por el mismo consorcio internacional “como poco significativo”, según el ministro de Educación, Alberto Sileoni.

Si bien la metodología empleada por los evaluadores se basa en una escala que va del 0 al 1.000, la media OCDE es de 494 para Matemáticas, 496 para Lengua y de 501 para Ciencias. “OCDE mismo admite que tienen más desempeño los alumnos que están en el año que les correspondería por la edad y en Argentina estamos trabajando con 194.314 alumnos secundarios -entre ellos, 44.996 adolescentes de 15 años- más que en 2009″, sostuvo Sileoni.

Según datos del informe Pisa,”en Argentina el 64 por ciento los alumnos de 15 años están cursando segundo y tercer año del secundario, que es el año que corresponde a la edad; y el resto -el 36 por ciento- en otros años, porque son los chicos rezagados, los que fueron volviendo a la escuela, tras las crisis que vivió el país en la década pasada”.

“Esto obedece a la decisión política de este gobierno de incluir a todos los jóvenes que habían quedado excluidos del sistema. Hay países que no han tenido esa política inclusiva y por eso comparar los resultados del desempeño de los estudiantes es inconducente”, consideró Sileoni, que recordó que la cobertura del secundario en Argentina es “al igual que en Chile- del 82 por ciento.

El titular de la cartera educativa argentina explicó que “los países centrales, miembros de la Ocde, que diseñan la prueba, iniciaron un proceso de inclusión educativa hace 30 o 40 años, previo al mejoramiento de los aprendizajes. Nosotros, en cambio, estamos llevando adelante ambos procesos de manera simultánea: el de incluir más jóvenes en el sistema, y el de mejorar sus aprendizajes”, enfatizó el ministro.

“Las Pruebas Pisa no son una competencia, pero hay quienes son amantes de las tablas de posiciones. A nosotros nos interesan los alumnos, que puedan estudiar y que aprendan cada vez más y mejor. No estamos en contra de las pruebas y por ese motivo “hemos acercado en el marco del Mercosur nuestras sugerencias para mejorar la calidad de la evaluación”, añadió Sileoni. “

Hay que tener en claro que lo que se mide es sólo una parte de los aprendizajes, que es discutible medir capacidades y que Pisa no debería ser el único modo de analizar el sistema educativo”, opinó el ministro y añadió que “comparar sistemas educativos complejos no es sencillo y menos aún útil si se banaliza el tema como si fuera un mundial de fútbol”.

En el área de Lengua, el análisis de la información revela que “el 74 por ciento de los chicos evaluados alcanzó la comprensión lectora y demostró que podía operar con ese conocimiento y al 26 por ciento restante aún le quedan por delante dos o tres años más de escolaridad obligatoria”.

No obstante, como la versión Pisa 2012 priorizó el área de Matemáticas (cada edición hace foco en una de las tres áreas a evaluar) sólo el 20 por ciento de las preguntas de la prueba de 2012 se destinaron a Lengua.

La novedad de este año fue la incorporación por primera vez de un análisis ampliado respecto de la Ciudad de Buenos que también participa de la medición a nivel nacional, entre otras 22 jurisdicciones (el total del país menos Tierra del Fuego y La Rioja).

Según los datos de Pisa 2012, los alumnos de la CABA obtuvieron en Matemáticas 418 puntos, tres puntos más que los resultados de los chicos del resto del país que están cursando en tiempo y forma la secundaria a los 15, que es la población con la que se debe comparar a los porteños.

En este sentido, Sileoni afirmó que “lo que queremos decir es que aquí no hay un fracaso de la escuela: cuando el sistema educativo trabaja con chicos que han tenido una trayectoria escolar y una biografía más ordenadas, los resultados son más interesantes: 435 en Ciencias, 415 en Matemáticas y 431 en Lengua, que es ese 64 por ciento que alude a quienes han cursado en tiempo y forma el secundario de la medición a nivel nacional”.

“Por eso decimos que la escuela secundaria se juega en el nivel inicial“, sostuvo por su parte la subsecretaria de Planeamiento Educativo del Ministerio, Marisa Díaz, quien señaló que ”un buen paso por el nivel medio depende en gran parte de esos primeros años, por eso nuestra apuesta tan enfática para que las mejores y mayores oportunidades se den en esos momentos iniciales de la trayectoria escolar”.

Fuente: Diario La Capital de Rosario.