Senado media sanción a la reforma del Código Civil y Comercial

Pese a la resistencia de la oposición, el oficialismo consiguió darle media sanción al proyecto, que recién sería convertido en ley en 2014. La sesión se prolongó por 12 horas. La UCR se levantó del recinto antes de la votación.

La Cámara de Senadores sancionó esta madrugada la reforma y unificación de un nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y lo giró a Diputados, tras una extensa jornada que se inició la tarde del miércoles y terminó 12 horas después.

El proyecto impulsado por el Poder Ejecutivo, que contó con el respaldo del Frente para la Victoria, sus aliados y algunos legisladores del peronismo disidente, fue aprobado por 39 votos frente a uno solo, en contra. El radicalismo, en tanto, decidió levantarse en bloque a minutos de la votación.

El Senado inició a las 16 la sesión para debatir la controvertida reforma del Código Civil y Comercial. A pesar de que el propio jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, anticipó que el tratamiento en la Cámara de Diputados se dará recién en 2014, el Frente para la Victoria buscó darle la media sanción a la iniciativa lo antes posible, y por eso protagonizó una maratónica sesión, en la que finalmente logró su cometido.

Ayer se cumplió una semana desde que el oficialismo impuso su mayoría para emitir dictamen de la comisión bicameral del nuevo Código Civil y Comercial. En esa ocasión, y ante la negativa a escuchar sus reclamos, los bloques del radicalismo, el PRO, el Frente Renovador y otras bancadas de la oposición emitieron dictámenes en minoría.

El kirchnerismo introdujo 180 cambios al texto original, elaborado por una comisión especial encabezada por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti. Entre las modificaciones se encuentra el reconocimiento de la vida desde la concepción, que va contra la posibilidad de legislar el aborto, así como la eliminación del texto de todo lo referido a la fecundación asistida post mortem y la gestación por sustitución; todos puntos reclamados por la Iglesia.

Las críticas opositoras fueron en rechazo a los cambios de “último momento” y a la celeridad demostrada por el oficialismo. Hubo quejas también por la negativa a incluir la responsabilidad del Estado en el Código, y tratarla como una ley aparte. Por ese motivo, la UCR y el FAP ya adelantaron que votarán en contra de la iniciativa.

Además, el oficialismo eliminó del texto la definición de función social de la propiedad y desde la conducción del bloque de senadores se explicó que ese cambio se debió a que no quieren “poner de ninguna manera en riesgo la visión constitucional del derecho de la propiedad”.

El debate

El debate arrancó con una discusión acerca del modo de votación, luego de que el bloque de la UCR pidiera que llegado el momento fuera en general y en particular, pero esto fue rechazado por el oficialismo, con el argumento de que no era posible votar un código “artículo por artículo”.

Durante la sesión, el miembro informante del bloque oficialista, Marcelo Fuentes, sostuvo que “esta reforma es el recupero del concepto de la libertad” y defendió especialmente la decisión de retirar del nuevo Código la responsabilidad civil del Estado. “El derecho administrativo es un derecho público local, no se puede imponer una legislación común a los estados provinciales a través del Código Civil”, afirmó.

En tanto, el radical Ernesto Sanz consideró que con esa modificación “se rompió el concepto de la igualdad” porque “la reparación” para quien se vea afectado por una acción del Estado “no va a ser igual para el habitante de una provincia que de otra”.

Cuestionó, además, “el otorgamiento de concesiones inaceptables a sectores sociales que el oficialismo venía cuestionando”, en referencia a la Iglesia, y también que se eliminara del artículo 241 el “derecho humano al agua”.

“¿Por qué el acceso al agua es un tema que tenga que estar codificado?”, replicó el oficialista Aníbal Fernández, mientras que el radical Luis Naidenoff sostuvo que “con la eliminación de este derecho, los m s perjudicados son los m s marginales”.

Por su parte, la peronista federal Sonia Escudero calificó como “una gran decepción” la “renuncia a avanzar en el derecho indígena”, en referencia al artículo 18 que fue modificado y dejó librado a una eventual ley especial el derecho de los pueblos indígenas a la propiedad comunitaria del suelo que habitan.

Los puntos más conflictivos del debate fueron también el artículo que permite que las deudas estipuladas en moneda extranjera puedan cancelarse con moneda local, el derecho de las comunidades indígenas a las tierras y cuestiones vinculadas al derecho de familia.

Fuente: DyN.