Son malas casi todas las comidas para chicos que se emiten en comerciales de la TV

Se promocionan en los canales infantiles; tienen bajo valor nutritivo. La conclusión llega tras el análisis de un estudio local de 21.085 comerciales emitidos en más de 1400 horas de televisión abierta y tres canales de cable infantiles. Revela que el 85% de los postres, los snacks, comida rápida y hasta algún yogur que se ven en las tandas superan ampliamente los umbrales de grasas, sal y azúcar que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Por Fabiola Czubaj

En las tres horas diarias que, en promedio, los chicos miran televisión, están expuestos al poder de atracción de ocho avisos de comidas y bebidas que favorecen el sobrepeso y la obesidad infantil. Detrás de los juguetes, los alimentos son los principales productos que se anuncian en la TV argentina.

La conclusión llega tras el análisis de un estudio local de 21.085 comerciales emitidos en más de 1400 horas de televisión abierta y tres canales de cable infantiles. Revela que el 85% de los postres, los snacks, comida rápida y hasta algún yogur que se ven en las tandas superan ampliamente los umbrales de grasas, sal y azúcar que recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Este trabajo del equipo de la Fundación Interamericana del Corazón (FIC) Argentina se conoce después de que la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados de la Nación decidiera no incluir en su temario de este año un proyecto de ley del FAP-GEN para regular la publicidad de alimentos y bebidas no alcohólicas para menores de 16.

El proyecto de ley de educación alimentaria está trabado en la Comisión de Educación de la Cámara baja.

“La restricción de la publicidad es una de las políticas recomendadas internacionalmente para prevenir la obesidad infantil y, con eso, las enfermedades crónicas no transmisibles asociadas. Contar con evidencia local de qué publicidades reciben los chicos y los adolescentes es clave para diseñar una política de salud pública concreta, que garantice un ambiente de crecimiento más saludable”, dijo Lorena Allemandi, que dirigió el estudio de FIC Argentina, donde dirige el área de políticas de alimentación.

Por su parte, la diputada Virginia Linares, secretaria de la Comisión de Salud de diputados y autora del proyecto de ley para ordenar la promoción de alimentos, señaló que es necesario regular este tipo de publicidad, sobre todo la que está dirigida a los más jóvenes, porque es, justamente, la población objetivo para la comida poco saludable. “No decimos que hay que prohibirla, sino regularla de modo que se incentiven hábitos alimentarios más sanos. Y, para eso, una ley de educación alimentaria es fundamental. Y no fue tratada -señaló-. Este congreso tiene pendiente esa norma, que habrá que complementar con otras, como la de la publicidad y los quioscos saludables.”

tvcomida

El detalle del estudio

El equipo de FIC Argentina grabó 1440 horas de programación de la TV Pública, Canal 9, Telefé, América, El Trece, Disney Channel, Cartoon Network y Disney XD durante tres meses, días laborales y fines de semana. Obtuvo un total de 132 horas de publicidades en programas para la población infantil de entre 4 y 12 años y para la población general (telenovelas, noticieros, documentales, reality shows, contenidos de salud). El 46,7% de esos avisos se emite sólo en las tandas de programas para el público infantil. Los juguetes y los alimentos son los más promocionados con, respectivamente, un 20 y un 17% del total de las publicidades analizadas.

Las bebidas dulces, los lácteos, los postres, las bebidas sin azúcar y las golosinas son las cinco categorías alimentarias que más se promocionan para la población general, mientras que en las tandas de los programas infantiles de TV abierta y el cable predominan los postres (flan, gelatina y postrecitos), los lácteos (yogur, queso y leche), las bebidas dulces (gaseosas, aguas saborizadas, jugos en polvo y preparados, y bebidas energizantes), las cadenas de comida rápida y los snacks salados (papas fritas, palitos, galletitas saborizadas, palitos de maíz).

El 85,3% de los productos supera en sus etiquetas de información nutricional los valores de grasas totales, grasas saturadas, grasas trans, azúcares, sal y calorías que se detallan en los Sistemas de Perfiles Nutricionales, una herramienta que diseñó la Oficina Regional de Europa de la OMS para que los países cuenten este año con parámetros de referencia para regular este tipo de publicidad.

La mayoría de los lácteos, por ejemplo, no se ajustan al perfil de nutrientes de la OMS, excepto las leches y los yogures que no superan 2,5 g de grasas totales, 2 g de grasas saturadas, 10 g de azúcares y 0,2 g de sal por cada 100 g de producto, y los quesos que no incluyen más de 20 g de grasas totales y 1,3 g de sal por cada 100 gramos. Y eso ocurrió en apenas 5 de 12 casos relevados.

Y las estrategias para atraer la atención de los consumidores incluyen regalos, premios y el uso de personajes animados y famosos.

Cifras que preocupan
61 publicidades

Es la cantidad de avisos de comida chatarra que ven los chicos por semana.

4,1 por ciento

Es lo que aumentó el sobrepeso entre los 13 y 15 años en apenas cinco años.

Fuente: Diario La Nación.

 

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*