Son un invento nacional y se consumen entre 5 y 7 millones por día

En promedio los argentinos consumen 1 kilo por año.

¿Cuántos alfajores nos comemos por día?

Triples, dobles, de chocolate negro o blanco, con nueces, con dulce de leche, con fruta, para todos los paladares y bolsillos, y también en versión vintage. Todo vale para darse esos segundos de placer bien argentino: comer un alfajor.
Con más de 100 compañías productoras, el alfajor es no sólo un ícono de las golosinas argentinas y de la identidad nacional: en cantidades, es una de las más consumidas. Cada argentino come en promedio 1 kilo por año; se venden por día entre 5 y 7 millones de alfajores en nuestro país en hablamos de un mercado de $7.000 millones anuales.
Entre los líderes del mercado, un dato que sobresale: el reciente relanzamiento del mousse de Suchard (negro) fue un boom, ya que, según revelaron a minutouno.com voceros de Mondelez (la ex Kraft), en dos meses vendieron lo que proyectaban para el 80% del año.
Según datos de la Asociación de distribuidores de golosinas y afines (Agfya), la de alfajores es la mayor categoría del mercado de golosinas por cantidad de jugadores.
En todo el país los líderes son Arcor (con sus marcas Blanco y Negro, Bon o Bon, Tofi y Cabsha) y Mondelez (Terrabusi, Milka, Pepitos y Suchard), que se llevan más de la mitad del mercado. Los siguen Jorgito con el 14 por ciento, y Guaymallén, con el 8 por ciento. Aunque la mítica Havanna tendría una porción del mercado cercana al 10%. Y también existe otro jugador en el mercado emblemático para el sur del Conurbano: el Capitán del Espacio.
En los últimos 10 años, el abanico de empresas dedicadas a la producción de alfajores creció entre 30 y 40 por ciento, ya que algunos segmentos de la población lo eligen como almuerzo por una cuestión ligada al bolsillo y al tiempo.
Cada argentino ingiere 1 kilo de alfajores por año, unas 20 unidades, a un peso promedio de 50 gramos. Y es la golosina que preferida por los argentinos porque combina dulce de leche con chocolate.
El mercado de alfajores en la Argentina factura unos 7.000 millones de pesos al año, según informan las empresas del sector.

POR REGIONES
Un estudio de la consultora CCR asegura que casi el 50% de las ventas de alfajores se concentra en Capital Federal y Gran Buenos Aires. En el orden nacional, se trata de una categoría que creció un 32% en facturación, impulsada por los alfajores triples, ya que los simples fueron perdiendo lugar.
Las marcas más vendidas son, en este orden: Jorgito, Guaymallén, Terrabusi, Tatín, Águila Mini Torta, Jorgelín y Blanco & Negro, según CCR. Aunque en este caso vale la aclaración: la medición fue previa al relanzamiento del Suchard.
En el interior del país, Bagley Argentina consolida su liderazgo con casi el 45% de participación de mercado, mientras que Jorgito es el líder en Capital y Gran Buenos Aires con casi el 27 por ciento.
Entre las categorías que crecen, la única que estiró su participación en la “torta” de golosinas fue la de alfajores, responsable del 16 por ciento de la producción del mercado. El año pasado aumentó 0,7 por ciento interanual, a 47.750 toneladas, y acumula una tasa de crecimiento de 4,1 por ciento desde 2007. Superó, así, al promedio del sector, que ganó 3,5 puntos en los últimos seis años.
En kioscos representan un tercio de la facturación que generan las golosinas y ocupan el mayor espacio de la bandeja de exposición de ese canal (entre el 10 y el 20 por ciento, calculan en Adgya.
En esta categoría, también crece el segmento premium. Representa el 5 por ciento de la oferta  y lo integran productos que bordean los $10 de precio unitario. Las marcas más compradas: Havanna, Suchard y Cachafaz.
Para Mondelez, los productos premium ganan peso en tiemposen que el consumidor tiende a recortar gastos. “La gente ahorra en comer afuera y en ir al cine. Se queda en su casa pero se da un gusto con una golosina. Se vuelca a categorías de mayor valor agregado y hacia las marcas”, explica. esta empresa puso foco en ese mercado, con el relanzamiento del alfajor Suchard, que había desaparecido de las góndolas en 2001.
Informe: Esteban Pérez Fernández, Minuto1

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*