Tras las elecciones, gatillan nuevos aumentos en alimentos y bebidas

Representantes del comercio minorista señalaron que hubo subas en galletitas, golosinas y gaseosas. Esperan más subas. Cayó el consumo.

Algunas compañías de la industria alimenticia estaban a la espera de que pasen las elecciones legislativa para anunciar nuevos incremento en el precio de productos de consumo masivo y rápidamente tras el mitín electoral concretaron las subas. Es así que galletitas, golosinas y bebidas registraron un alza de entre el 8 y 10 por ciento.

El presidente del Centro Unión Almaceneros, Juan Milito, explicó que ya llegaron listas con aumentos de galletitas y golosinas pertenecientes a la firma Kraft que rondan entre un 8 y 10 por ciento y la empresa Granix comunicó que en breve realizarán una suba. Además, la compañía Quilmes anunció que a partir del 1º de noviembre también subirá sus precios un 8 por ciento.

El dirigente aclaró que las subas no estarían vinculadas al reciente incremento de las naftas, por lo que dejó entrever que en los próximos días podría registrarse otro ajuste derivado de la liberaración del mercado de los combustibles en donde cada petrolera tiene la posibilidad de mover los precios sin previo acuerdo con el gobierno.

“Se trata de aumentos retenidos, se hizo el aguante al gobierno hasta pasar las elecciones, creemos que habrá nuevas subas; hasta el momento en promedio los incrementos ronda el 25 por ciento, y si no media ninguna medida diferente como una devaluación por ejemplo, el año estará entre un 25 y 28 por ciento”, detalló Milito.

El referente de los almaceneros rosarinos se mostró preocupado por la importante caída del consumo que se registró en octubre, un mes que por su estacionalidad normalmente es de buenas ventas. “Se siente la falta de plata en la calle, se retrae el consumo en la calidad y la cantidad de lo que compran, y esto es tanto en los sectores bajos como en los medios. Es muy importante el impacto de no llegar a fin de mes”, señaló Milito al tiempo que explicó que de septiembre en adelante son meses de más ventas, “pero no se está dando eso”.

En ese sentido, consideró que “hay un amesetamiento de la demanda” y dijo que el efecto consumo por el aguinaldo que se dio entre julio y agosto ya pasó y “ahora hay una posición de decrecimento importante”.

“Este fin de mes la gente se queja de que no tiene plata”, resaltó el dirigente quien diariamente escucha la voz de sus clientes.

El Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) publicó ayer la Canasta Básica Total, que define el nivel de pobreza para una familia tipo, y reveló que aumentó en septiembre 1,36 por ciento, se ubicó así en $15.451,58. De esta forma acumula en el año un aumento del 17,4 por ciento y un alza del 22,27 por ciento desde septiembre del año anterior.

Por su parte, la Canasta Básica Alimentaria, que define el nivel de indigencia, aumentó 1,36 por ciento en septiembre y se ubicó en 6.332,62 pesos.

Respecto a la inflación que viene registrándose, el economista de la Fundación Libertad y Progreso, Aldo Abram, se mostró cauteloso sobre la capacidad que pueda mostrar el Banco Central para cumplir con su meta inflacionaria del orden del 10 por ciento el año que viene. “En el segundo semestre de este año vamos a tener una inflación anualizada más alta que la del segundo semestre del año pasado”, añadió.

Fuente: La Capital de Rosario.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*