El salario subió en julio y el semestre terminará arriba un 3,2%

La segunda mitad del año arrancó con un crecimiento de 1,5% en términos reales para el salario de los trabajadores estables, según los números publicados por el Ministerio de Trabajo, a partir del Ripte. Acumuló un alza de 2,2% al comparar contra diciembre del 2020. Una proyección del ITE-FGA, a partir de los acuerdos paritarios registrados, previó que habrá crecimiento respecto a la primera mitad del año.

Por Mariano Cuparo Ortiz BAE Negocios

El salario real de los trabajadores estables creció 1,5% en julio. Y, además, en el total del segundo semestre, trepará en promedio 3,2%, respecto a la primera mitad del año. Luego de la caída continuada que se inició en 2018 y siguió hasta la llegada de la segunda ola, será un interesante alivio para la economía. Hasta acá, el consumo siguió de atrás a la inversión en cuanto a la velocidad de la recuperación, con la obra pública como principal motor. El incremento del salario ayudará a achicar esa brecha.

El dato de julio fue publicado por el Ministerio de Trabajo a partir del Ripte. En los primeros siete meses del año, el salario real de los trabajadores estables creció 2,2% en términos estables, si se comparan los niveles de diciembre contra los de julio.

La proyección para el segundo semestre se desprende del Boletín de Estadísticas Laborales (BEL), que publica el Ministerio de Trabajo y que fue reponderado por el Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala (ITE-FGA), de manera tal de lograr proyectar su evolución en el mediano plazo.

En la comparación con el segundo semestre del 2020, la mejora será de apenas 0,5%, lo que se explica porque la caída del año pasado se hizo más abrupta hacia fines de año, dejando al promedio del segundo semestre muy por encima de cómo terminó la dinámica.

ITE-FGA alcanzó una muestra de convenios que llegó a representar al 60% del total del empleo asalariado registrado privado. Y detalló: “Si el RIPTE tuviera una evolución similar a este índice y se cumplen las proyecciones de inflación del REM, el salario promedio de dichos sectores, ponderado por su participación en el empleo, crecería 13,5% en el tercer trimestre del año, 5,4% en el cuarto trimestre y 8,7% en el primer trimestre de 2022, en términos nominales”.

En el caso del tercer trimestre, semejante suba estaría unos 5 puntos por encima de la inflación esperada por el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), que realiza el BCRA. En el cuarto trimestre caería en torno a 3,5 puntos. El semestre terminaría así con una mejora, promedio contra promedio, de 3,2% respecto a la primera mitad del año y en el primer trimestre del 2022 acortaría un poco más la diferencia.

Desde ITE-FGA agregaron: “Este escenario podría verse mejorado si continúan las reaperturas de las paritarias, alcanzándose mayores aumentos para los meses que restan del año. En algunos casos, como el del empleo público nacional, la reapertura de la negociación paritaria no sólo derivó en la obtención de nuevos aumentos, sino también en el adelantamiento de los aumentos acordados para los primeros meses de 2022. La adopción de esta estrategia también contribuiría a que el salario cierre el 2021 en un nivel más alto”.

Eso sí: aunque el segundo semestre mostrará mejoras de 3,2%, respecto a la primera mitad del año, y de 0,5% contra el segundo semestre del 2020, no alcanzará para que el 2021 sea un año de mejora salarial. De hecho, los ingresos de los trabajadores estables volverán a caer. Será la cuarta contracción al hilo de los sueldos y llegará a una del 2,3%, al comparar los promedios del 2021 y el 2020.

Cabe destacar, en ese sentido, que la comparación del salario de diciembre de este año contra la del año pasado registrará una mejora. Ya entre diciembre del 2020 y julio del 2021 el crecimiento del salario de los empleados estables, según el Ripte, mostró una suba real de 2,2%, teniendo en cuenta un incremento del salario de 32% y una inflación acumulada de 29,1%.

El informe de ITE-FGA detalló cómo los acuerdos paritarios comenzaron a superar el 40% de alza a partir de junio, cuando el Gobierno cambió la estrategia, dejó atrás la pauta del 29% y adoptó una nueva para intentar evitar la cuarta caída al hilo del salario: “Algunos acuerdos con participación decisiva del gobierno en su definición (Congreso Nacional, Pami, Anses, Trabajo en casas particulares), junto con Alimentación, Camioneros y la reapertura de Bancarios, fueron los primeros en superar el 40% de aumento”.

Y agregaron: “En estos dos meses se sumaron nuevos acuerdos y sobre todo reaperturas, que consolidaron el 45% como porcentaje de referencia: sanidad (45%), reapertura construcción (47,8%), reapertura comercio (42%), reapertura aceiteros (48,5%), reapertura estatales nacionales (40%), reapertura cárnicos (45%), reapertura docentes nacionales (45%) y reapertura estatales PBA (45%), entre otros”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *