Los salarios subieron 4% en septiembre y le ganaron a la inflación

Subieron 0,8 puntos porcentuales más que en agosto (3,2%), y doblegaron al IPC del noveno mes del año (3,5%). Fueron impulsados por los incrementos del sector Público (6,6%), y en menor medida, por los aumentos del sector Privado Registrado (3,6%).

De esta forma, subieron 0,8 puntos porcentuales más que en agosto (3,2% mensual), y doblegaron al IPC del noveno mes del año (3,5%).

Los salarios del sector Privado Registrado aceleraron su avance hasta el 3,6% mensual (vs. 3,3% en agosto) y los del sector Público hasta el 6,6% mensual (vs. 3,2% en agosto); en cambio, los del sector Privado no registrado subieron 0,8% mensual (vs. 2,5% en agosto).

En el noveno mes del año se aplicaron varios aumentos correspondientes a cuotas paritarias. Se destacan los incrementos en los sindicatos de Sanidad, Maestranza, Gráficos, Construcción, Gastronómicos y en la Administración Pública.

De esta forma, en los primeros nueve meses del año el Índice de Salarios total acumula un aumento de 38,3%, por encima del incremento de los precios registrado en el mismo periodo (37,0%).

Los salarios del sector Público lideran la suba (45,1%), seguidos por el sector Privado Registrado (41,3%) y luego por los del sector Privado no registrado (20,5%).

De forma interanual, el Índice de salarios total creció 51,3% (vs. 49,1% interanual en agosto), por debajo de la inflación en el mismo lapso (52,5%).

Por sector, el salario del sector Privado registrado creció 55,2% interanual, el del sector Público 55,9% interanual –ambos por encima de la inflación– y el del sector Privado no registrado 33,8% interanual.

«Los empleados privados registrados lograron por segundo mes consecutivo una suba real de sus salarios, los empleados públicos tuvieron su primer mes de aumento real interanual y, lamentablemente, los trabajadores informales registraron el noveno mes de caída consecutiva y creciente. Respecto a septiembre de 2020, su salario real perdió un 12%», comentó el economista del IARAF, Nadín Argañaraz.

Y remarcó que «es prioritario bajar la tasa de inflación, para por esa vía bajar las distorsiones de precios relativos. Es muy grande la brecha salarial entre empleados registrados y empleados informales».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *